San Rafael, de de · temperatura:   C

Malargue

Compañone: “El Sute será un espacio de puertas abiertas”

La candidata a Secretaria General de Malargüe por el Frente Por la Escuela Pública promete un cambio de paradigma en la conducción del sindicato a nivel departamental y provincial, con mayor participación de todos los hacedores de la educación en Mendoza.

12-06-2017. Cada vez falta menos para las elecciones internas del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (se llevarán a cabo el 15 de junio) y tres listas pugnan por la conducción del gremio para los próximos cuatro años.

La Lista Celeste, que está al frente del sindicato desde hace veinte años, propone como secretario general a Gustavo Maure, quien se alzara con la elección en 1998 y vuelve a la carga con su grupo de “fieles”. Por el lado de la Izquierda, el FURS lleva como cabeza de lista Sebastián Henríquez, actual secretario general del SUTE Godoy Cruz.

El espacio que figura más pluralista es el Frente Por la Escuela Pública (FEP), que postula como secretaria general a Graciela González, experimentada docente sanrafaelina (35 años de enseñanza), de último paso en el sindicato de su departamento.

En Malargüe la apuesta se asemeja a la provincial. Laura Compañone es la candidata del FEP a conducir el secretariado comunal. Con más de 20 años en la docencia, y un equipo conformado por docentes, directivos y celadores; la candidata a secretaria general afirma que la meta es terminar con ciertas prácticas unitarias que se vieron en el último tiempo por parte del Secretariado Ejecutivo. La recuperación de la territorialidad y el mayor protagonismo de los departamentos es el desafío al que se animó a afrontar.

Quien encabeza la Lista “Azul y Naranja” planteó que la mejor opción para hacer frente a la dura realidad que presentan las escuelas malargüinas y a los cambios sociales, es el propio trabajador que “cuente con conocimiento de causa de lo que ocurre en la comunidad en la que está inserta su institución”.

“Somos los que convivimos a diario con los estudiantes; somos sus confidentes, con quienes expresan y manifiestan los problemas del hogar, necesidades, lo que les ocurrió, también si son felices; captamos sus realidades y nos hacemos eco de ellas”, aseguró en diálogo con este medio.

Y así como ocurre con los estudiantes, los trabajadores de la educación cargan con una pesada mochila con problemas, necesidades, alegrías, preocupaciones y sentimientos propios; que se suman a los emergentes del día a día en las aulas. “Vamos a generar talleres de reflexión y participación para abordar con nuevas técnicas y herramientas las problemáticas actuales de la sociedad y que nuestros estudiantes reflejan en la escuela”, promete Compañone.

En ese sentido, destaca que su espacio impulsa que el SUTE sea utilizado “como un instrumento y un espacio de puertas abiertas, con un horario de atención que responda a sus tiempos para que sea un facilitador en la viabilidad de sus inquietudes, al servicio de todos”.

Entre sus propuestas electorales figura también la articulación con institutos de educación superior y universidades, “con la finalidad de brindarles la posibilidad de crecer y enriquecer  la profesión”. N este punto cabe destacar que el FEP, en convenio con la UNCuyo, comenzó con el dictado de diplomaturas en Gestión Institucional para los docentes del departamento.

En materia salarial y estructural, Compañone impulsa la convocatoria a paritarias para discutir la pérdida del poder adquisitivo respecto a la inflación y recuperar las condiciones laborales dignas para ofrecer una educación de calidad. Enmarcada en esa convicción se halla el pedido de inconstitucionalidad del ‘ítem aula’ y su derogación. Asimismo, proponen que la jornada simple sea de cuatro horas, la extendida de seis y la completa de ocho.

Entre sus proyectos más ambiciosos se encuentra la promoción de una ley provincial de Educación que se adecúe a la nacional y tome los aportes de los trabajadores con las necesidades actuales de las escuelas; así como la creación de una caja complementaria para que los trabajadores de la educación no docentes (entre ellos celadores) se jubilen  con el 82% móvil.