San Rafael, de de · temperatura:   C

País

Un fiscal pide investigar el manejo de los fondos de Tecnópolis durante el kirchnerismo

Jorge Di Lello impulsó una denuncia de la Oficina Anticorrupción. Están bajo la lupa más de 1000 millones de pesos. Se investigan irregularidades en los convenios para la Copa Davis 2015 y con Universidades K.

13-06-2017. El kirchnerismo destinó $1.046.834.738 para el predio de Tecnópolis durante cinco años. Una fortuna de dinero que se manejó con reglas propias, casi sin controles. Las irregularidades finalmente quedaron bajo la lupa de la Justicia: el fiscal federal Jorge Di Lello impulsó una investigación a raíz de una denuncia de la Oficina Anticorrupción, pudo saber Infobae en fuentes judiciales. Irregularidades en los convenios con la Asociación Argentina de Tenis (AAT) para los partidos de la Copa Davis 2015, compras millonarias de bienes y servicios, convenios millonarios con Universidades K para contratar personal sin rendición de fondos, y hasta un faltante de bienes en el predio, son algunos de los puntos centrales de esta nueva causa.

La denuncia surgió de un informe de auditoría de la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) sobre el período 2011/2015, cuando Tecnópolis se encontraba bajo la órbita de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación a través de la Unidad Ejecutora del Bicentenario (UEB).

Una de las irregularidades detectadas en el relevamiento apunta a los convenios firmados con la Asociación Argentina de Tenis (AAT) para los partidos de la Copa Davis 2015 que se jugaron en el predio de Tecnópolis.

Para la serie entre Argentina y Brasil (6, 7 y 8 de marzo 2015), el convenio establecía que la Unidad Ejecutora del Bicentenario (UEB), a cargo de Javier Grosman, debía pagarle a la AAT $7.374.032, en dos cuotas, para los gastos de evento. Los problemas surgieron con la rendición de esos fondos.

Según la denuncia, la mayoría de las facturas respaldatorias de los gastos no especifican los bienes o servicios prestados. Se mencionan algunos ejemplos: "honorarios profesionales" por $6000; "servicios a disposición de Copa Davis" por $26780; "servicios realizados Copa Davis" por $168.577,20; "Alquiler pactado" por $15.000; y "Copa Davis Argentina", por $67.760.

"No hubo un efectivo control por parte de la Unidad Ejecutora del Bicentenario (UEB), ya que la vaguedad de las descripciones de muchas de las facturas correspondientes a gastos rendidos, hace prácticamente imposible saber en qué se aplicaron los fondos y si el precio pagado era acorde a los que manejaba el mercado en ese entonces", dice la presentación que hizo la OA en Comodoro Py a fines del año pasado y fue anticipada por este medio.

Algo similar ocurrió con los fondos destinados a la serie entre Argentina y Serbia (17, 18 y 19 de julio del mismo año). En ese caso fueron $2.982.745.

Entre las irregularidades, se destaca una nota de la AAT dirigida a la Secretaría General de la Presidencia en la que informaba la pérdida de la primera rendición de cuentas, y acompañaban una "copia" de esa rendición. "La irregularidad surge que el texto de ambas no es igual, a simple vista se advierte que varían en cuestiones que podrían resultar intrascendentes y otras que podrían ser indicios de una maniobra penalmente relevante, fechas posteriores a la producción del evento; menos cantidad de facturas; facturas que respaldan gastos con descripciones genéricas", detalla el requerimiento firmado por el fiscal Di Lello.

Entre los imputados no aparecen los dos funcionarios que estuvieron a cargo de la Secretaria General de la Presidencia en el período investigado, Oscar Parrilli y Eduardo "Wado" De Pedro, aunque eran un eslabón central de la denuncia de la OA. En cambio figuran los responsables de la Unidad del Bicentenario, autoridades de la Asociación Argentina de Tenis y empresarios contratados por Tecnópolis.

La investigación también abarcará los convenios firmados con la Universidad de Tres de Febrero y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) para contratar personal. En ese rubro se destinaron más de 186 millones de pesos. Otra vez la cadena de irregularidades es alarmante. "En algunos casos se verificó el incumplimiento de los plazos de vigencia del convenio constatándose transferencias de fondos posteriores a su vencimiento", detalla el requerimiento que impulsa la investigación.

El primer convenio fue firmado en marzo de 2010 con la Universidad de Tres de Febrero, a cargo de Aníbal Jozami (rector) y Martín Kaufmann (vicerrector). Apuntaba a la "asistencia técnica, material y financiera para la ejecución conjunta de proyectos de carácter cultural y desarrollo de ediciones de contenido educativo". En lo concreto, terminó siendo utilizado hasta para el mantenimiento de la pista de skate de Tecnópolis. Para la SIGEN, las rendiciones de los fondos entregados a la UNTREF "no supera estándares mínimos de rigurosidad para justificar un gasto" y tampoco funcionó el control estatal.

La maniobra se repite en el convenio firmado con la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) por $4.120.231.

Otro tramo de la denuncia -a cargo del juez federal Sergio Torres- apunta a la compra de bienes y servicios bajo la modalidad conocida como "legítimo abono", que debería ser un mecanismo excepcional y restrictivo. La SIGEN destacó que en esos casos "no se cumplió con la debida justificación y ni con las pautas básicas de esta modalidad".

Uno de los casos denunciados es la compra de alimentos perecederos y no perecederos para el comedor de Tecnópolis a la Corporación del Mercado Central B.A por $ 1.185.080. En total, bajo esa modalidad de contratación en total se gastaron $ 8.866.944.

Di Lello pidió investigar en particular la contratación y los pagos a las empresas Miller Building International y Pampin Luces SRL. Para eso, entre las medidas de prueba, el fiscal reclamó que intervengan la Inspección General de Justicia (IGJ) y otros organismos que puedan aportar información

Fuente: infobae.com