San Rafael, de de · temperatura:   C

.
Rugby

El Super Rugby da marcha atrás y se achica a 15 equipos a partir de la próxima temporada

La Sanzaar confirmó la medida por la que dos equipos sudafricanos y dos australianos serán cortados; la expansión que les valió el ingreso a los Jaguares duró apenas dos años.

11-04-2017. La mole Matt Hodgson, con 1,85m y 103 kg, no pudo evitar el llanto cuando se le preguntó sobre la continuidad del equipo que capitanea, Western Force, en el Super Rugby. La Sanzaar confirmó que reducirá la competencia de 18 a 15 participantes a partir de 2018 y el conjunto de Perth es uno de los llamados a ser cortados. La entidad rectora del rugby en el hemisferio sur, sin embargo, no especificó qué equipos dejarán el certamen, limitándose a señalar que serán dos franquicias de Sudáfrica y una de Australia. La potestad recae ahora en las uniones de sus respectivos países. "Vamos a vivir cada día como si fuera el último", dijo Hodgson. "Si no somos nosotros [los cortados], no vamos a celebrar porque es algo malo para el rugby australiano. La forma en que lo están llevando a cabo es lo más irritante."

Apenas dos años duró la expansión que les valió el ingreso a los Jaguares en la competencia, en 2016, junto con Sunwolves (Japón) y Kings (Sudáfrica), y que había elevado el número de participantes de 15 a 18. Sin embargo, la dispersión de los jugadores en más equipos que derivó en la caída en el nivel de juego, la concurrencia a los estadios y las audiencias televisivas, sumado a un formato de competencia confuso y no del todo equitativo, obligó a esta contramarcha.

"Este ha sido un trabajo largo y complejo", declaró el CEO de la Sanzaar Andy Marinos. "Sanzaar no puede seguir ignorando el feedback que ha recibido de los aficionados, las partes involucradas y sus socios comerciales en torno a la integridad del formato de la competencia y las actuaciones de los equipos. Queremos ver un certamen atractivo, vibrante y competitivo".

La decisión que deberán tomar ahora las uniones sudafricana y australiana no es nada sencilla. Force no fue el último equipo en sumarse a la competencia, sino Melbourne Rebels (en 2011), que tampoco logró mayor éxito deportivo (ninguno logró clasificarse a los playoffs), pero esta última franquicia es de capitales privados y está protegida por un contrato. Force, en cambio, está en graves problemas financieros e incluso debió ser rescatado por la unión australiana. A favor le cabe el hecho de ser el único equipo del oeste de Australia y la oposición de la unión de jugadores. Sydney (Waratahs) y Brisbane (Reds) son las regiones que más jugadores producen y Brumbies (Canberra) es el equipo australiano más exitoso.

Más compleja es la situación en Sudáfrica, que debe dar de baja a dos equipos. Si bien por rendimiento y repercusión pública Kings y Cheetahs tienen todos los números, existen otros condicionantes. Kings, que ganaron seis de 37 partidos, representan al Eastern Cape, de donde surge la mayor cantidad de jugadores de raza negra y su inclusión respondió a cuestiones políticas antes que deportivas. Y los Cheetahs, que sólo una vez en once años llegaron a los playoffs, son de la región de Free State, muy tradicional en el rugby sudafricano. Entre las alternativas que se barajan están las de fusionar dos equipos, como Kings con Cheetahs y Lions con Bulls, que pertenecen a la misma región (Gauteng) y están a 65 kilómetros uno del otro (Johannesburgo y Pretoria, respectivamente), o bien armar un sistema de ascensos y descensos entre los sudafricanos.

El sistema de competencia será similar al que se utilizó entre 2011 y 2015. Los 15 equipos se dividirán en tres conferencias: una con los cinco de Nueva Zelanda, uno con los cuatro de Australia más los Sunwolves, otra con los cuatro de Sudáfrica más los Jaguares. Cada equipo jugará 16 partidos de temporada regular, uno más que en el actual formato: ocho contra los de su misma conferencia y cuatro contra cada una de las otras dos, es decir que cada equipo se enfrentará a 12 de los 14 rivales, y tendrán dos fechas libres. La diferencia radica en los playoffs: los tres ganadores de cada conferencia y los cinco subsiguientes de una tabla general se clasificarán a cuartos de final (anteriormente eran seis los clasificados). El nuevo formato se extenderá por lo menos hasta 2020.

Exigencias para los argentinos: Jaguares, con un itinerario más duro y un fixture de más calidad

Los Jaguares llegaron ayer a Johannesburgo para preparar el partido del sábado próximo, ante Bulls, con la tranquilidad de que su status en el Super Rugby permanece inalterable. Pero el cambio de formato anunciado por Sanzaar les significará un calendario más exigente a partir de 2018. Los equipos sudafricanos se potenciarán al concentrar a los mejores jugadores en menos equipos. Los Jaguares jugarán dos veces contra cada uno, de local y visitante. Además de ir dos veces a Sudáfrica tendrán que viajar a Nueva Zelanda y Australia (hasta ahora era uno u otro), y dos de cada cinco años a Japón. La clasificación a los playoffs también será más ardua.

Fuente: lanacion.com.ar